martes, 30 de junio de 2009

NECTAR AÑEJO


Cuando el néctar añejo de la memoria me asalta,
en los labios el recuerdo de tus besos se hace cierto.
Regresa la dulce embriaguez que me provocaba tu boca,
cuando agasajabas la mía con tus caricias mágicas..

Mis manos aprisionan con fuerzas los recuerdos,
anhelando traer del pasado la sombra de tu cuerpo,
para acoplarla mansamente a mi piel,
y hacer resurgir de esa manera tu impetuosa pasión.

Las fantasías que fundamos juntos en esas noches,
donde el sueño faltaba y sobraban las promesas.
llaman a las puertas de mi tiempo preguntándose,
si retornarás a ayudarnos en nuestros vuelos.

No están más esas madrugadas perfumadas,
donde despertaba sobre tu pecho reclinada,
Ni esas noches extasiadas donde el murmullo,
de nuestros cuerpos al rozarse del amor hablaban.

Mi sombra solitaria anda por los caminos,
que transitamos tomados de la mano felices de tenernos,
con el suave delirio de que alguna tarde de Diciembre,
vuelvas para ayudarme a sanar mis heridas.

1 comentarios:

La hija de la Lágrima dijo...

El dejará que pases muchos diciembres sin venirte a buscar, porque sabe que debés escribir muchas poesías, más