martes, 19 de agosto de 2008

MAGIA


PARA FABIAN

Es tu magia, quien me envuelve cubriendo a mi espíritu del frío.
Ese frío que llevaba muy adentro y mi tiempo marchitaba,
afligiéndome hasta despojarme de suspiros y algunas lágrimas.
Amargo llanto que sin pudor deje caer sobre tu pecho.

Es tu mirada el bello cielo donde mis alas de gaviota herida,
recobran lentamente el deseo maravilloso de alzar el vuelo.
Libres, al fin, de las cadenas de los añejos miedos,
que me tenían cautiva en las oscuras cavernas de la soledad.

Son los momentos que contigo comparto, ¡gozosos instantes!,
el oasis perfecto donde el fuego íntimo que me quema,
inflama de nuevo mi vida con la fuerza de un volcán,
apartando a la tristeza que creía lo había extinguido.

Son los latidos de tu corazón la cadencia que guía mi tiempo.
hacia un sendero aromado de rosas y con dulces secretos.
Es tu apacible sonrisa la recompensa que me ofrece la vida,
y tus te quiero, mis mayores bendiciones.

1 comentarios:

Marta dijo...

Bueno cuando una vela se apaga.....