miércoles, 10 de diciembre de 2008

ALZO EL VUELO


Alzo el vuelo y abandono el nido que con ternura me abrigó,
me marcho en busca del amor apasionado que en mis fantasías,
fui tejiendo con el hilo de mis lágrimas y las agujas del desafecto.
en esas noches de soledad cuando faltaban los deseos de dormir.

Quiero probar mis alas contra los vientos fuertes de los días malos,
para descubrir si el esplendor de la ilusión que me provoca partir,
no es una simple utopía que tenue pronto se desvanecerá,
sino la realidad que regirá para siempre mi existencia.

Me voy tras el torrente sin final de esas nuevas bocas,
que prometen con suaves voces sosegar la añeja sed ,
que me incendia los labios y me hacen creer que es posible,
que llegará la serenidad a mis días tempestuosos.

Anhelo llenarme las manos de caricias distintas y nobles,
colorear mis ojos con los matices de otras miradas,
descubrir un mundo inédito de emociones jamás vividas,
y que apetezco me inquieten la piel de otro modo.

1 comentarios:

Marta dijo...

es así... pero cómo duele partir, cuando uno quisiera quedarse al abrigo de esos besos tan deseados, partiré porque mis utopías fueron vencidas