lunes, 1 de diciembre de 2008

BÉSAME


Bésame como lo hiciste la última vez,
tomando entre tus manos suavemente mi cabeza,
y mientras tus dedos se enredan en mi cabello,
el ardor de tu aliento me quema la cara.

Vertiendo sobre mis labios el almíbar de tu boca,
que como un dulce manjar del cielo,
va calmando el apetito que poseo de ti,
y que desde tiempo inmemorial experimento.

Bésame como lo hiciste la última vez,
acompañando tu gesto de grandiosa ternura,
con el palpitar frenético de tu pecho contra el mío,
latiendo aligerados por nuestra pasión.

De ese modo tan mágico que me hizo creer,
que era dable que a través de un gemido,
me arrancabas por la boca para siempre el alma.

Bésame otra vez como la última vez,
y convierte mi mundo de quimeras e inquietudes,
en la asombrosa realidad de saber que finalmente,

el amor llamo a mi puerta para quedarse.

1 comentarios:

Marta dijo...

Mónica que sensual ternura, uno se imagina la situación y hasta siento los olores del momento sin haberlo vivido, qué Poeta!!!!, qué Amiga!!!!