jueves, 9 de octubre de 2008

CIELOS DISTINTOS

Me observas desde lejos, y tu mirada me deja ver,
lo que experimentas por primera vez y que te hiere.
Esa emoción que jamás creíste sentirías,
y que se parece tanto al amor.

Tu cuerpo enérgico e intenso se enardece,
al roce distraído de mis manos.
En la boca te brotan besos que no me rozan,
avivando el deseo que te quema muy profundo.

Se sucede el tiempo y tu ilusión por ese signo,
que te aproxime a mi… se hace interminable.
El agrio pan de la desilusión exaspera tu confianza,
y anhelas que lo que te consume se disipe pronto.

Aspiras arrebatarme la confesión de que te quiero,
para no sentir que vuelas solo por ese cielo desconocido.
Ese, al que te enfrentas con desconfianza,
pero lleno de sueños, porque sientes el alma plena de ilusiones..

Te adivino, pero es que me obligo a sosegar las señales,
que lograrían asirte a mi lado para siempre.
Porque no te elevas solo en la dulce aventura de vivir,
a tu lado se remontan los que te amaron primero..

1 comentarios:

Marta dijo...

hermoso decir de una poeta, muy triste el último párrafo pero muy real