martes, 17 de febrero de 2009

LLUVIA ETEREA


Lluvia etérea la de tus besos sobre mi cuerpo desnudo,
que al sentirse agasajado se incendia y estalla,
animando en mi intimidad añejas emociones recluidas,
que renacen ante la huella húmeda y vehemente de tus labios.

Giramos entrelazados en el dominio apasionado de una cama,
donde como dos apacibles desconocidos nos hallamos,
para seducirnos visiblemente sin preguntas ni promesas,
solo con el corazón generoso y sin barreras que nos aquieten.

Fue una delicia inesperada sentir tu ternura derramarse sobre mi,
permitiendo que tus dedos conciban la magia extraordinaria,
que revelen esos rincones ocultos que cuando se visitan,



provocan incomparables y excitantes sensaciones.

1 comentarios:

Marta dijo...

Amiga, que hermosas sensaciones!!!