martes, 17 de febrero de 2009

RAYO LUNAR


Atraviesa el rayo lunar el espacio de nuestro cuarto,
descendiendo suavemente sobre tu frente como si te arrullará.
Te miro tratando de cincelarte en mi memoria con delicadeza,
aferrada a tu acompasado respirar sereno,

A tu lado como un melancólico vigilante me entusiasmo,
al recordar esos instantes ardorosos,
donde tu cuerpo fusionado al mío se elevó en un infinito,
donde besos y caricias nos concedimos con total albedrío.

Me abrigo junto a ti y murmuro tu amado nombre,
Junto a la dulzura de un juramento de amor eterno,
mientras mis dedos dibujan la forma exquisita de tu boca,
que parece llamarme a perderme en la dulzura de tus besos.

El rayo se inmoviliza sobre tus párpados suaves,
anhelante quizás de resguardarse en el azul de tu mirada,
maravilloso cielo donde las estrellas del amor,
nacen en dulce esplendor que enamora.


1 comentarios:

Marta dijo...

Mi adorada y dulce amiga, no quiero reiterarme, pero leyendo este poema lentamente y saboreándolo no puedo más que felicitarte.