jueves, 5 de marzo de 2009

CEDE

Cede a mis caricias sin recelos ni vacilaciones,
que ellas te harán conocer lo mejor del amor.
Con la libertad que nos dan nuestras emociones,
experimentemos perdernos en la locura de la pasión sin final.

Mi boca olvidará las palabras porque en esta noche no tienen sentido,
hablará con besos, que se extraviarán por tu ardorosa piel,
para consumar con su rocío y fervor los milagros,
que pondrán alas en tu cuerpo y un gemido en tu garganta.

Y cuando el momento bello de la entrega llegue,
quiero tu mirada perdida en mi mirada radiante,
Para que ambos atravesemos las fronteras de lo prohibido,
sobre las húmedas sabanas fusionados en alma y cuerpo.

Danza conmigo al ritmo impetuoso de nuestros corazones agitados,
y aprisióname en el paraíso de tu cuerpo para siempre,
pero consiente que cuando todo concluya,
en el nido de tu pecho fuerte repose en busca de mi serenidad.

1 comentarios:

Lucero dijo...

sino ceden con eso, besos